Las imágenes que aquí presento, nacieron por necesidad. Leer la prensa o acudir al espectáculo televisivo de las Noticias puede sumirnos en un permanente pesimismo sustentado en la impotencia. Me resisto a creer que la realidad depende exclusivamente de otros. Las cosas cambian y cada uno puede ser protagonista de ese cambio.

El primer paso quizás consista en la toma de conciencia. Despertar de cierto letargo, dejar a un lado preocupaciones ridículas propias de nuestra sociedad de consumo, valorar lo mucho que tenemos y somos, centrarse en lo que verdaderamente importa: tú, yo, ellos, nosotros; el Todo en todos.

Estas imágenes son una invitación a la pausa, a la escucha, a la interpelación y sobre todo, a la reflexión compartida.

Algunas de las ilustraciones vieron la luz en las páginas de las revistas Misión Joven y 21, otras pasearon por internet o por charlas y conferencias; otras inéditas esperaban caminar. Ahora todas juntas desean ser imagen de intercambio en las aulas, en los grupos o en espacios de debate.

En cuanto al diseño, todo artista se inspira bajo la sombra del árbol genealógico de otros creadores. Influencias de obras de El Bosco, Caravaggio, Turner,… de publicistas como Oliviero Toscani o de los críticos Klaus Werner y Hans Weiss, graffiteros como Banksy o músicos de la talla de Bobby Mcferrin, Arvo Pärt, y un muy extenso elenco de artistas que me alimentan.

Quienes estén interesados en organizar exposiciones, debates o aportar comentarios y sugerencias contactar con: expo@sirolopez.com

Son muchos los espacios educativos o de encuentro en los que se necesita de momentos de silencio. Hoy más que nunca, las imágenes nos pueden ayudar a reflexionar, meditar, respirar, detenernos, compartir…

Es importante no quemar los recursos. No se trata de hacer un zapping de estímulos o imágenes. En la mayor parte de las veces, trabajar con una imagen o como mucho tres, será suficiente.

Aquí presentamos una serie de iniciativas para trabajar a partir de las imágenes, tanto para jóvenes como para adultos. Se puede ofrecer la imagen fotocopiada o bien, proyectada sobre la pared para ser visionada por todos y trabajar con ella.

Lo más importante es que este tipo de iniciativas nos ayudarán a trabajar de forma colectiva y a crear espacios de sensibilización, de compromiso y por qué no, también de momentos festivos. El compromiso con la realidad nunca está reñido con el disfrutar de aquello en lo que uno cree y comparte.